>

Volkswagen eT!, cuando el coche venga a ti y no tú al coche

Naves espaciales, robots y, por supuesto, coches que se conducen solos son algunas de las tecnologías en las que pensamos cuando tratamos de imaginar cómo será el futuro. El cine y la televisión son, en gran parte, culpables de que fantaseemos con estos atípicos horizontes, como seguro que también han tenido algo que ver en la elección del nombre del último “concept car” de Volkswagen, el eT!

 

Nuevo Volkswagen eT!, la furgoneta del futuro

Nuevo Volkswagen eT!, la furgoneta del futuro

El nuevo “extra-terrestre” –teniendo en cuenta lo que viene a continuación podemos, sin ningún problema, bautizarlo de esta manera- de la casa germana se presenta como la reinvención del vehículo de reparto. Y ¿por qué extra-terrestre?, os estaréis preguntando, pues porque el eT!, además de ser un coche eléctrico de cero emisiones (algo ahora muy de moda), cuenta con la particularidad de incorporar un sistema de conducción semi-automático mediante el que la furgoneta permite la posibilidad de seguir al repartidor casa por casa (“Follow me”), o, en caso de recibir una orden, la furgoneta puede acudir al punto en el que se encuentre el repartidor (“Come to me”) sin conductor.

 

Interior del Volkswagen eT!

Interior del Volkswagen eT!

Por si esto fuera poco, el eT! – o el sueño de cualquier repartidor-, también ofrece la posibilidad de dirigir el coche desde el asiento del pasajero a través de un “drive stick”, o palo de conducción, que, gracias a unas puertas correderas eléctricas, permiten facilitar el trabajo de los distribuidores. De esta manera, y aunque aun falta tiempo para poder ver algún coche parecido al eT! por nuestras calles -recordamos que no es más que un concepto por el momento-, el futuro está hoy más cerca de lo previsto así que ir haciendo hueco en el garaje que puede que pronto haya que viajar en nave.

Imagen del interior del Volkswagen eT!

Imagen del interior del Volkswagen eT!

Tags:

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario