>

Un Fisker Karma impide a su probador montarse en él

Imagina que eres un probador de coches y que cuando estás a medias de evaluar un automóvil de lujo extremo que te ha costado, nada más y nada menos que, 80.950 euros, éste decide cerrarse y no permitir ni que te montes en él ni que lo arranques. Esto es exactamente lo que les ha ocurrido a los redactores de la publicación Consumer Reports durante una prueba de calibración de la velocidad de un Fisker Karma.

El Fisker Karma se cerró en medio de una prueba de calibración de la velocidad.

El Fisker Karma se cerró en medio de una prueba de calibración de la velocidad.

Al parecer, la luz de la batería del cuadro de mandos se encendió durante la prueba y, después de aparcar, el vehículo no volvió a abrirse. Sin embargo, y pese a lo bochornoso del caso, el director Ejecutivo de la firma, Tom LaSorda,  ha sabido salir muy bien del paso, o al menos lo ha intentado. Según el directivo, “el Karma se comportó exactamente como debía hacerlo, el sistema detectó un fallo y activó el modo de protección que hizo que el coche se cerrase para proteger otros componentes del coche”.

Según el director Ejecutivo de Fisker, el Karma se cerró como mecanismo de protección.

Según el director Ejecutivo de Fisker, el Karma se cerró como mecanismo de protección.

Fisker tuvo que llamar a revisión 239 Karmas en diciembre debido a un posible defecto en las baterías y, en enero, detuvieron las ventas del Karma durante cuatro días para solucionar una deficiencia en el software. De esta forma, el incidente de Consumer Reports no hace sino sumar malas noticias a una compañía que ya se encuentra en el punto de mira. Esperemos que solucionen sus problemas pronto, aunque sólo sea por el bien de sus clientes y de los probadores de coches.

El Fisker Karma costó a la publicación que probaba el vehículo más de 80.500 euros.

El Fisker Karma costó a la publicación que probaba el vehículo más de 80.500 euros.

Tags:

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

Deja un comentario